Los mejores peces robot de 2019

Los robots también tienen cabida en la pecera de tu casa o en la piscina. Los peces robot son un juguete asequible para tener como mascotas. Los más pequeños de la casa estarán encantados de ver cómo se mueven. Incluso pueden nadar con ellos se forma segura en la bañera.

 


¿Qué son los peces robot?

Un pez robot se comportan como uno. Sólo debes dejarlo caer al agua para que cobren vida. Con un resorte, empiecen a nadar con su cola y propulsarse por el agua.

Se trata de una mascota robótica muy asequible. Su precio ronda entre los 8 y 20€, dependiendo del modelo.

Robo fish es uno de los peces robot
Robo fish, uno de los peces robot nadando en un acuario

A nivel de funcionalidad, nada tiene que ver con un robot perro o un dino robot. Mientras que estos reconocen gestos, voces, tienen movimientos complejos,… los peces robot tienen menos interacción. 

Son ideales para los niños pequeños que se quedan «embobados» viéndolos nadar en la pecera. Muchos modelos están pensados para niños de 3 años. También los puedes utilizar para hacer el momento del baño más entretenido estando rodeado de peces que se mueven a su alrededor.

Aunque como cualquier otra mascota robot no son comparables con su versión de «carne y hueso» también representan ventajas. Mantener un acuario es costoso y requiere un buen mantenimiento: temperatura del agua, filtrado, alimento, limpieza,…. Un acuario con peces robóticos también suponen una gran alternativa como decoración para una casa con un coste mínimo.

Puedes ver cómo nadan en el siguiente vídeo. En este caso se trata de un Robo Fish.

Robo fish es uno de los peces robot

¿Qué consejos seguir para comprar un pez robot?

A la hora de comprar un pez robot, no tienes que fijarte en tantas características que cuando compras otro tipo de mascota robot. Aunque sean juguetes sencillos, te recomendamos que compruebes que se adapta para tus niños:

  • Comprueba la edad mínima recomendada del juguete. Normalmente en el caso de los peces robot suele ser 3 años.
  • Existen dos tipos de robot pez: los que  se mueven de manera autónoma y los que tele-diriges con un mando 
  • Fíjate si funciona con pilas o baterías. La mayoría de ellos necesitan pilas de botón. Comprueba si vienen incluidas (en general así será).
  • Es importante la calidad de los materiales. Al estar sumergidos en el agua, deben estar completamente sellados. Una posible fisura estropearía el juguete. Por eso, te recomendamos que que no te decantes por el modelo más barato para asegurar que te va a funcionar durante años.